Caminante

Procesos y retos de José Salinas Esteban

Comunicación no violenta

Esta semana, en ASPgems hemos tenido una sesión de trabajo interna relacionada con la comunicación no violenta.

Yo conocí esta línea de trabajo en la CAS 2015. Algo curioso fue que allí, en la misma sala, estaba también nuestro CTO, Javier Lafora. Y ahora, 3 años después, hemos trabajado la misma charla de forma mucho más enfocada, a mejorar nuestros equipos.

Soy honesto al reconocer que Alberto Gómez me abrió los ojos. En mi vida, siempre he sido muy sensible a la forma de hablar. Cuando me han dicho “siempre estás igual”, o escucho “siempre hace lo mismo”, “esto nunca sirve para nada”…, algo me chirriaba por dentro. Porque no era verdad… O la típica coletilla, “esto es como todo”… Me preguntaba a menudo si es que era demasiado quisquilloso. Hasta que escuché a este hombre mencionar algo que resonó conmigo. ¡Parece que esto es un camino completamente desarrollado y no soy el único que percibe implícitamente esa violencia verbal!

Tanto fue así, que me compré el libro de Marshal B. Rosenberg para profundizar, en la librería de mi querido amigo Alfonso. El caso es que cuando abro ese libro de vez en cuando, suelo encuentro resonancias, da igual por dónde lo abra. Es cierto que no he trabajado más allá de los 4 ejercicios de comunicación no violenta que Alberto propuso a la audiencia allí mismo pero, para mí, encontrar que esto ha tenido un gran desarrollo, dota de sentido a mis percepciones. Sin embargo, tengo mucho que aprender y, después de 3 años, sigue exigiéndome un gran esfuerzo aplicarlo, sobre todo darme cuenta de por qué una contestación de un compañero me hace daño o en general cómo poder comunicarme con los demás de forma constructiva y responsable.

Básicamente, y con mis palabras, los cuatro puntos iniciales de trabajo son estos:

  1. Observación vs. Evaluación. Ser objetivos nunca es violento, juzgar sí.
  2. Expresar los sentimientos. Hablar desde el corazón sin proyectar las emociones nunca es violento, solo lo puede ser cuando hay una elaboración desde el pensar.
  3. Reconocer las necesidades. Responsabilizarnos de nuestros sentimientos nunca será violento, lo será si los proyectamos en el otro.
  4. Peticiones vs. Exigencias. Si pedimos de forma específica nunca será violento, sin embargo, si dejamos las cosas sin concretar, dará pie a que se pueda malinterpretar. Y lo peor pueden ser las peticiones enmascaradas de exigencia.

Otro tema con el que soy especialmente sensible es con el cómo se comunican las cosas. El tono de voz o los gestos para mí son muy importantes y me dicen mucho de la intención de la persona o lo que realmente vive en su interior. Desde luego, si combinamos estas ideas sobre el contenido de la comunicación junto con una forma respetuosa y empática, estoy seguro de que muchas de las discusiones de nuestro día a día no existirían y, por tanto, perderíamos mucho menos el tiempo y estaríamos más motivados.

Vosotros, ¿cómo os comunicáis con los demás? ¿Hay problemas en este sentido o normalmente conseguís comprenderos? ¿Cuáles son las bases de una comunicación responsable? ¿Soportáis que os hablen de forma violenta? ¿Dónde está vuestro umbral?

A la tercera va la vencida

El primer blog en serio que empecé fue allá por el 2007. Se llamaba Desborregando y pretendía investigar y rebatir muchas de las creencias de la masa borreguil, la sociedad. El ámbito era muy exigente, con enormes ideas, y por eso no duró más de un año. Aún lo recuerdo con cariño.

El segundo blog fue una iniciativa técnica que, como programador, vi interesante, aunque no era imprescindible, allá por el 2011. Se llamaba Actually y ya ni siquiera existe. Me lo monté en Nesta, una plataforma sencilla en Ruby. Duró solo unos meses, ya que se me acumulaban los temas y las ideas, y no les daba salida. Me encantó planear un mini-laboratorio para probar cosas chulas, como una sección independiente, pero nunca llegó a ver la luz.

Ahora, a la tercera, el impulso es diferente porque está ligado de forma directa a mi trabajo. Como profesional de ventas, es muy necesario hacerme un hueco y tener visibilidad creciente en redes sociales, ganada por los contenidos y reflexiones que iré aportando. ASPgems es mi equipo de trabajo y me siento muy afortunado de compartir con ellos muchos valores, y poco a poco los iré discutiendo y argumentando. Mi valor diferencial está muy claro: no conozco a muchos programadores que quieran pasar por gusto a desarrollo de negocio o a mantener relaciones con clientes.

Por ahora, la temática de más interés parece que es Ventas, lo cual confirma mis sospechas y me motiva mucho. Espero que a la tercera vaya la vencida.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén